PSICOLOGIA Y PSICOTERAPIA

 
Si estamos bloqueados y no somos capaces de ver la salida a nuestros conflictos, necesitamos que nos muestren un punto de vista diferente que nos ayude a solucionar los problemas que nos generan sufrimiento.

 Las personas estamos sometidas a infinidad de cambios:

  • Biológicos: Nacimiento, pubertad, maternidad, paternidad, menopausia, enfermedades...

  • Sociales y culturales: Nuevas tecnologias, patológias, formas de vincularnos, crisis económicas...

  • Familiares: Nuevos miembros, dificultades en vincularnos, pérdidas como divorcios, muertes, independencia de los hijos...

  • Profesionales: Situaciones de paro, cambios, conflictos, promociones, ascensos... 

Vivimos en un mundo altamente cambiante a una velocidad más alta de la que nuestra mente puede asimilar. El trabajo a realizar en este aspecto se bifurca en dos vias: 

1.- Acompañamiento de la persona frente a los conflictos o etapas de cambio, para hacerlos más llevaderos

2.- Ayudar a la persona cuando estos conflictos la situan en un callejón sin salida.

En el primer caso el trabajo terapéutico será de prevención y en el segundo será de tratamiento.


En este espacio psicológico, el grupo de psicólogos y psicólogas escuchamos a la persona que acude a la consulta, dejando que se exprese, permitiendo establecer una primera valoración  diagnóstica y trabajar, caso por caso, adaptando la terapia de forma individualizada

No se etiqueta, porque se trata de personas con una história, vivencias, emociones y deseos. Personas que cuando acuden en busca de ayuda tienen un sufrimiento profundo, con diversos síntomas (ansiedad, fobias, depresiones, fibromialgia, dolor crónico, enfermedades psicosomáticas, etc.) Estos síntomas son el resultado de conflictos, problemas y trastornos internos, que pueden presentarse con uno mismo o con los demás. Unas veces son inconscientes y otras conscientes, pero siempre desestabilizan y provocan un malestar.

 

Es importante subrayar que una vez se ha establecido la alianza terapéutica es el momento de trabajar junto con el paciente. En la consulta utilizamos la terapia adecuada a cada paciente, de manera individualizada, así podemos aplicar terapia estratégica, psicoterapia afectiva, terapia cognitivo conductual, sistémica etc. Somos un grupo de profesionales especializados, que desde el inicio de la terapia, buscamos como objetivo romper el círculo vicioso que el paciente ha establecido con soluciones intentadas que han fracasado y han mantenido el problema. El objetivo está, por tanto,  en desplazar el punto de observación del paciente hacia una perspectiva más funcional, con mejores posibilidades de elección, de manera que aprenda a afrontar su problema sin rigidez ni estereotipos y así desarrollar, de la mano del psicoterapeuta, las estratégias  que le llevaran a resolver el conflicto. En otros casos con el modelo de  psicoterapia afectiva potenciamos los aspectos afectivos y motivacionales del paciente, tanto los  interpersonales, como los intrapersonales, integrando  procedimientos y técnicas procedentes de la terapia cognitiva, conductual, sistémica, estratégica etc. hasta obtener un estado de bienestar y satisfacción personal óptimo.

 







ENFRENTARSE A LA ENFERMEDAD CRÓNICA




 Hay muchas enfermedades crónicas, desde la diabetes, el SIDA hasta la artritis o el cansancio persistente. En general cuando se le dice a una persona que padece una enfermedad crónica habrá de pasar por varias fases  antes de poderlo asumir totalmente. 
En el momento del diagnóstico de una enfermedad crónica las emociones y sentimientos son muchos. Hay personas que se sienten muy vulnerables, preocupadas y confusas por su salud y por su futuro que entrevén incierto. El que aparezca una enfermedad de este tipo cambia la perspectiva de futuro como persona independiente y muy válida, pasando a convertirse en algunos casos en personas dependientes. Otras personas, al oír el diagnóstico se decepcionan y se autocompadecen. Aparecen pensamientos como ¿por qué me ha pasado a mí? O, ¡En este momento de mi vida, no puede ser que me ocurra esta desgracia! Hay personas que encuentran injusto lo que les ha pasado y se enfadan consigo mismas y con la gente a quien quieren, intentando al mismo tiempo,  alejarlas para que no sientan pena de ellas o los traten como discapacitados. Estos sentimientos forman parte del principio del proceso de afrontamiento. Cada persona reacciona de una forma diferente, pero todas las reacciones son completamente normales.
Existen muchos tipos de enfermedades crónicas, algunas con un proceso complicado y con un final, otras acompañan a la persona permitiéndole  vivir etapas o periodos sanos, con aparición de brotes de su enfermedad, como acompañante silencioso que puede aparecer en cualquier momento. Otras permiten al paciente un aceptable grado de autonomía y vivir plenamente con pequeñas pautas de control y tratamiento y otras requieren de un gran esfuerzo por parte del paciente y de su entorno para convertir la enfermedad en un proceso lo menos invalidante posible que permita una cierta calidad de vida dentro de la enfermedad.
La segunda fase del proceso de afrontamiento consiste en un aprendizaje sobre la enfermedad, educación para la salud y calidad de vida en la enfermedad, adaptando la información a cada tipo de paciente ayuda a que lleven el control de la enfermedad, aprendiendo a identificar síntomas de mejoría o de empeoramiento.

La mayoría de la gente que tiene que vivir con una enfermedad crónica descubre que el conocimiento es poder cuanto más saben sobre su trastorno, más sienten que controlan la situación y menos les asusta.
En niños, con la información que  los padres van poseyendo e  implicándolos  a medida que van creciendo, haciéndoles  que participen cada vez más de su propio cuidado. En las personas mayores, con problemas de autonomía física o mental, educando a los cuidadores principales. En las personas en edad adulta, cuando pierden la capacidad laboral, la información acerca de su proceso de enfermedad, les permite sentir que controlan la situación.
La tercera fase del proceso de afrontamiento de una enfermedad crónica consiste en tomar las riendas de la situación. En esta etapa, la persona se siente cómoda con los tratamientos y las herramientas  que debe utilizar para llevar una vida normal. Hacer que las normas para el cuidado formen parte de sus nuevos hábitos.
Por ejemplo, una persona con diabetes, puede experimentar un abanico de emociones cuando le diagnostican la enfermedad. Tal vez crea que no va a ser capaz de pincharse para determinar su nivel de glucosa en sangre o de inyectarse insulina para controlar la enfermedad. Pero, después de trabajar con el personal médico y de entender mejor su enfermedad, se familiarizará con todo el proceso y poco a poco dejará de ser un obstáculo. Con el tiempo, controlar la diabetes se convertirá en algo secundario en su vida. Los pasos implicados en el tratamiento de la enfermedad se convertirán en una forma más de cuidar de su cuerpo y mantenerse sano, como puede ser el lavarse los dientes. Los padres de un niño pequeño al que se le diagnostica una  diabetes infantil se sienten culpables, tienen la sensación de que han hecho algo mal, sin embargo, cuando se les explica como deberán actuar, qué dietas deberá seguir su hijo, los controles de insulina que deberán realizar y que luego lo hará su hijo de forma autosuficiente, todo este proceso que al principio es traumático, acaba por normalizarse.
No existen límites definidos de tiempo para completar el proceso de afrontamiento — el proceso que comprende el hacerse a la idea y aceptar que se padece una enfermedad crónica, es diferente en cada persona. De hecho, la mayoría de las personas comprobarán, aunque el tratamiento funcione,  que experimentan un sinfín de emociones. Reconocer esas emociones y ser consciente de ellas cuando emergen forma parte del proceso.
Las emociones pueden no ser fáciles de identificar: tristeza, miedo, rabia, frustración… Además, las personas con este tipo de enfermedades realizan un doble esfuerzo, por un lado lidiar con su enfermedad y por el otro seguir con su vida con todo lo que ello  comporta, ya que muchas de estas personas están en pleno desarrollo de su vida profesional o estudiantil y deben rendir en sus obligaciones sea del tipo que sean. Se trata, pues de una gran carga añadida y que la sociedad en la que vivimos está muy lejos de comprender.
.
La persona que tiene una enfermedad crónica tiene que aprender a sobrellevar la enfermedad, no tiene que ser un héroe (aunque realmente lo es), Puede tener días buenos y malos, pero siempre seguir adelante.
Muchas personas encuentran apoyo en servicios o personas  especializadas en ayudar a afrontar el estrés y las emociones intensas. A algunas personas les va bien hablar con el psicólogo o unirse a un grupo de apoyo pensado especialmente para gente que padece su enfermedad. Aquí podemos encontrar asociaciones, fundaciones, grupos de terapia,  que pueden ayudar. Identificar las emociones, aceptarlas como una parte natural del proceso que se está viviendo y expresarlas o compartirlas, puede ayudar a sentirse mejor con su situación. Lo importante es el papel activo en cualquier ámbito. Seguir adelante con imaginación y sin rendirse, porque la aceptación, la valentía y la superación personal son cualidades que ya habrá adquirido haciendo más liviano el duro camino.

LA TERAPIA BREVE ESTRATÉGICA



LA TERAPIA BREVE ESTRATÉGICA.    TBE                    FLOREN SOLÀ.  PSICÒLOGA    
     

Giorgio Nardone, el creador de la Terapia Breve Estratégica (TBE), la define como "El método de resolver problemas  humanos muy complicados con soluciones aparentemente simples. Se fundamenta en la lógica y no en una base psiquiátrica.

La TBE se ha revelado como una de las más eficaces terapias para tratar muchos de los trastornos psicológicos como por ejemplo, los trastornos obsesivos compulsivos, los ataques de pánico, las fobias etc. Todos ellos tan frecuentes en nuestro tiempo.

¿EN QUÉ CONSISTE LA  TBE?  
A diferencia de otras terapias, la TBE no se pregunta el porqué ni el origen del trastorno sino en cómo ese problema y su síntoma se mantiene en el presente y en cómo funciona su mecanismo. Para ello, se hace una exploración en las soluciones intentadas por el paciente y su familia y que no han funcionado o bien, funcionaron en un primer momento, pero en la actualidad ya no tienen éxito, son totalmente ineficaces porque mantienen el problema.
Se indaga en como el paciente se percibe a sí mismo y como percibe la realidad que lo envuelve, esto determina su forma de actuar.

En TBE se utiliza un lenguaje indirecto, en ocasiones sugestivo. Se usan los aforismos y las metáforas, incluso llegando a la utilización del lenguaje hipnótico para propiciar el cambio.
A diferencia de otras terapias la TBE no pone atención en el "porqué" de la existencia del síntoma, es decir, en su origen o causas, sino en "cómo" este síntoma se mantiene en el presente.

El tratamiento de la TBE, como su nombre indica, es breve. Las intervenciones se planifican para 10 sesiones y se procura que desde la primera sesión del tratamiento ya se comiencen a producir cambios.

¿CÓMO SE APLICA?
El diagnóstico se realiza en función del sistema perceptivo-reactivo de cada paciente y en función de las soluciones intentadas que ha puesto en práctica. Los constructivistas han apuntado que cada persona tiene una percepción propia de percibir la realidad, una forma de entender las cosas, construida en base a lo que ha experimentado y creído previamente. En base a esta forma  de percibir y entender la realidad así se comporta la persona. En TBE el tratamiento, se podría decir, que es "un traje hecho a medida para cada persona" . El terapeuta prescribe unas tareas para que el paciente realice en los días siguientes a la sesión y que tienen como objeto "desbloquear" y eliminar el problema.

Por ejemplo, con un paciente obsesivo-compulsivo con la limpieza y la salud, que se siente obligado a repetir un determinado acto como puede ser lavarse las manos continuamente hasta llegar a dañarlas, pues bien, a este paciente le prescribimos un contra ritual junto con otras técnicas que habremos aplicado en la sesión y que a diferencia de su ritual se hará de forma voluntaria, programada y fijada de manera que hará disminuir sus compulsiones hasta que llegarán a desaparecer. ¿Cuál es el objetivo de las prescripciones, tareas, aforismos etc.? El objetivo es que el paciente experimente y sienta que se puede relacionar de forma distinta con la realidad y así poder cambiar aquello que le hace sufrir. Este cambio de percepción hará posible que se produzca el cambio deseado. Como diría G. Nardone: "Saber que hacer no significa saber hacerlo." Hace falta sentirlo a nivel emocional y poderlo experimentar para que se produzca el cambio.

¿CUÁLES SON LAS SOLUCIONES INTENTADAS (S.I.)?
Al evitar determinadas situaciones, al pedir ayuda constantemente, a la larga reafirma el propio miedo y la propia incapacidad, colocando al paciente en una situación de indefensión total, que no podrá superar al necesitar cada vez más a los demás. Al trabajar sobre las S.I. y sus resultados, nos hacen ver, no sólo como funciona el problema, sino cómo se mantiene actualmente, siendo ahí donde actuaremos para desbloquearlo y eliminarlo definitivamente.

¿CUÁNTO DURA LA TBE?

El tratamiento, como su nombre indica, es breve, las intervenciones se planifican para 10 sesiones con una frecuencia quincenal y se procura que desde la primera o segunda sesión se empiecen a producir cambios. Si en las 10 primeras sesiones se producen resultados, se puede continuar hasta eliminar definitivamente el problema, pudiendo llegar hasta las 20 sesiones. Si no se producen resultados, se interrumpe de inmediato el tratamiento. 
La TBE se caracteriza por utilizar intervenciones  bien construidas y que permitan resolver de manera eficaz y en un corto espacio de tiempo problemas psicológicos que conllevan sufrimiento al paciente, ya que aunque parezcan problemas complejos, no implican necesariamente  soluciones largas y complicadas. En algunos casos, como en el tratamiento de niños, la intervención terapéutica se realiza de forma indirecta a través de los padres, convirtiendo a éstos en co-terapeutas.

Una terapia además de eficaz, es aún más atractiva cuando logra ser eficiente en poco tiempo. Esta es una de las características de la TBE.